<

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Familia y las Finanzas

© Roberta Maso-Fleischman, Ph.D.

Juan y Sonia Poleo tienen 4 hijos, Antonio de 14, Ricardo de 12, Verónica de 11 y Vanessa de 5. Juan es gerente de un banco y Sonia es arquitecto paisajista y trabaja desde su casa. Desde el inicio de su matrimonio Sonia indicó que ella quería seguir trabajando en paisajismo y a Juan le gustó la idea. Cuando empezaron a llegar los niños Sonia redujo bastante sus compromisos de trabajo, pero ahora que Vanessa está en el kinder ya se puede permitir trabajar más. Desde el inicio Sonia y Juan decidieron que el sueldo de Juan cubriría todos los gastos de la familia y que las ganancias de Sonia eran para los gastos personales de Sonia y los gastos extra de la familia. En realidad el dinero que gana Sonia ella lo gasta más que todo en la familia.

A medida que crecen sus hijos Sonia y Juan se dan cuenta que las exigencias de los niños también van en aumento. Antonio y Ricardo piden todas las innovaciones electrónicas que aparecen en el mercado y Verónica quiere estar a la par de sus amiguitas en cuanto a su atuendo y sus clases de baile y gimnasia. Sonia y Juan se sienten a menudo muy presionados por estas exigencias.

A veces, Sonia y Juan sienten como si la situación se les va de la mano. Es un pedir constante y unas carotas si se les niega lo pedido. “¿Pero es que se imaginan que uno está hecho de plata?” se queja Juan, “Según ellos, sus amigos todo lo tienen.” Sonia sabe que si Juan pudiera él les comprara de todo y que le cuesta decir que no. Sonia es más realista, si no hay dinero, pués no hay dinero. Ella piensa que los niños se tienen que dar cuenta de cual es la situación real de la familia y le dice su esposo que a lo mejor valdría la pena decirle a los niños cuales son las entradas reales de la casa y como se gastan. A Juan no le cae muy bien la idea. No le gusta estar informándole a sus hijos acerca de cuanto gana. Le parece que va a defraudar a sus hijos. “Pero es que tienen que darse cuenta que somos una familia clase media y esta es su realidad.... Además cuando tú y yo eramos niños no nos daban todo lo que pedíamos y lo aceptábamos” dice Sonia. “Déjame pensarlo bien” le contesta Juan. Unos días después Juan accede al plan de Sonia.

Un viernes después de la cena Juan y Sonia le dicen a sus hijos que quieren hablar con todos ellos. “Niños vamos a hablar de dinero.... de nuestro dinero.” Juan les dijo cuanto él ganaba y como distribuían ese dinero mensualmente. Sonia les mostró en que gastaba ella su dinero y les enseñó como sus entradas fluctuaban de mes en mes y que no eran estables como las de Juan. Los niños grandes se quedaron muy pensativos y callados. “Mami, yo quiero ir a jugar con mi muñeca!” dijo Vanessa. “Bueno, ve mi cielo,” le dijo Sonia. Dirigiéndose a Antonio, Ricardo y Verónica, Sonia les dijo: “Antes de pedir algo, informénse bien de cuanto cuesta lo que desean y puesto que ya conocen nuestra situación financiera, ya se darán cuenta si lo pueden pedir o no.”

Durante mucho tiempo los niños y Verónica no pidieron nada. Luego, poco a poco, empezaron a pedir ciertas cosas, pero siempre se mostraron muy comedidos y muy cuidadosos de que no fuera un gasto exorbitante.

Nuestros hijos hoy en día están a la merced de un comercio que los bombardea constantemente con juguetes, ropa y juegos electrónicos sumamente atractivos. Nuestros hijos reaccionan al bombardeo publicitario de la única manera que conocen, pidiéndoles a sus padres. Además de toda la estimulación que reciben a través de la televisión también están influenciados por los juegos o juguetes de sus amiguitos. Para los padres con ciertas o muchas limitaciones adquisitorias el poder complacer los deseos de sus hijos hoy en día es verdaderamente problemático. Por esta razón es necesario aplicarles una fuerte dosis de realidad, o sea, mostrarles cual es la realidad económica de la familia.

A continuación encontrarán los pasos a seguir para este ejercicio.

Ejercicio para Esclarecer la Situación Económica de la Familia con Nuestros Hijos

En una familia conformada por padre y madre, el padre y la madre tiene que estar ambos de acuerdo de querer tratar este tema con los hijos. Esto es muy importante.

La familia se reune en un lugar cómodo y los padres les anuncian a sus hijos que quieren hablar de dinero.

Para que la información sea más clara y para que se pueda captar rápidamente esta se puede presentar en dos gráficos. En un círculo aparece lo que aporta mensualmente a la familia papá y mamá, o papá solo, o mamá sola. En otro círculo aparece lo que se gasta mensualmente y el remanente, si existe.

Después de presentar esta información se conversa con los niños acerca de lo que se puede comprar y lo que no se puede comprar.

Esta es una información que tendríamos que darle a todo niño despues de los 7 años.

{Subir}

  

 

Principal | Artículos Básicos | Convivencia | Autoestima | Hábitos | Disciplina | Pregúntele a Roberta

Nuestros hijos están expuestos a un constante bombardeo publicitario que los convierte en consumistas y continuamente están pidiendo lo que ven en la televisión o lo que tienen sus amigos. Es importante informarles acerca las ganancias de la familia y exponerlos al presupuesto familiar.

Copyright © 2005 Padresehijos.org | Developed by White Pine Design, Custom Website Designers.