La Familia Barreto Y La Reunión o Junta Familiar

© Roberta Maso-Fleischman, Ph.D.

La familia Barreto la forman Juan, el padre, de 38 años, Adelaida, la madre, de 33 años, Mario de 10, Isabel de 8 y Marcos de 5 añitos.

Juan y Adelaida quieren que sus hijos colaboren más, que se involucren en los quehaceres cotidianos de la casa, que se responsabilicen más. No quieren estar mandándolos todos el tiempo y tener ellos el peso de tomar todas las decisiones y establecer todas las reglas. Estan listos para compartir con sus hijos un poco de esa autoridad que tradicionalmente reposa sobre los hombros del padre y la madre. Por eso van a implementar la Reunión o Junta Familiar como una manera fomentar la unión familiar y manejar la disciplina de los hijos de una manera distinta, a través de la colaboración y la responsabilidad. Sus amigos, los Poleo, lo están haciendo y están muy contentos con los resultados.

Escogen un día de la semana y una hora en la cual todos puedan estar presentes. Este día y hora van a mantenerla para reunirse todas las semanas. Deciden que el mejor día y la mejor hora es domingo después de una cena temprana. A esa hora apagan la televisión y los celulares.

Deciden reunirse en la sala donde todos puedan sentarse cómodamente en círculo, de manera que todos se puedan ver.

Juan dice: “Niños vamos a reunirnos todos los domingos a esta hora para hablar un poco de nosotros, ver como podemos mejorar y también para planificar paseos, vacaciones, etc. Como esta es nuestra primera reunión yo voy a ser el jefe y su madre va a ser la secretaria. Pero el jefe va a ser distinto en cada reunión, así como la secretaria, o sea que cada uno de Uds. le va tocar ser el jefe de la reunión, así todos aprenden a ser líderes y a manejar un grupo.”

“Toda reunión tiene una agenda. La agenda son los puntos que se van a discutir en la reunión. En esta reunión hay 2 puntos y estos son: 1) hacer una lista de las responsabilidades de cada uno de nosotros y ver si estas responsabilidades estan bien y 2) hablar del cumpleaños de Mario y ver cp,p ñp va,ps a prgamozar. La secretaria es la encargada de anotar las decisiones que se tomen. Marquito, cuando te toque a ti ser secretario, no te preocupes que uno de nosotros te vamos a ayudar a anotar las cosas.”

“Bien vamos a empezar con lo que son nuestras responsabilidades en casa. Empiezo yo.....”

Después de que cada uno dice cuales son sus responsabilidades se dan cuenta que Juan tiene pocas y Adelaida muchísimas y de los niños, Isabel es la que más hace y Marquitos el que menos. Conversan entre todos para ver como pueden repartir algunas de las responsabilidades para que haya una distribución un poco más equitativa. Al final Juan agrega ciertas cosas que hace Adelaida a su lista y Mario toma 2 responsabilidades de la lista de Isabel y Marquito dice que él también quiere tener sus responsabilidades, puesto que quiere demostrar que el también puede colaborar.

Adelaida dice: “Voy a pegar la lista con las responsabilidades de todos en la puerta del refrigerador. Pero recuerden que nadie va a fiscalizar a los otros para ver si están cumpliendo o no. Yo tampoco. Cada uno es responsable de lo suyo. Si durante la semana nos damos cuenta que algunas de las decisiones que tomamos hoy no funcionan vamos a esperar y lo diremos en la próxima reunión. En la próxima reunión se puede modificar la lista y cambiar las responsabilidades que son problemáticas.”

Juan les dice: “Ahora que todos tenemos nuestras responsabilidades también hay que hablar de lo que pasa si no las hacemos, o sea, cuales son las consecuencias de no cumplirlas.” Todos se pusieron muy serios y pensativos. Adelaida dijo: “Bueno, si no cocino.... Uds. no van a comer. Si no saco la ropa de la secadora, la doblo y la guardo en las gavetas, Uds. no van a tener ropa que ponerse. Si no recojo mi toalla del piso, allí se queda, mojada y no voy a tener una toalla seca cuando salga de la ducha.” Siguiendo el ejemplo de Adelaida uno a uno fué diciendo cuales serían las consecuencias de no llevar a cabo sus responsabilidades.

Seguidamente Juan invita a Mario que diga como le gustaría organizar su fiesta de cumpleaños. Todos opinan y al final Mario queda satisfecho porqué todos estuvieron de acuerdo con lo que él propuso.

Juan les dice que para terminar la reunión cada uno le tiene que decir a los otros algo que le gusta de ellos. Empieza Adelaida y luego Juan. Los niños se sienten muy contentos al escuchar esas cosas positivas de ellos y que se lo digan en frente de todos. Cuando les toca el turno a ellos titubean bastante pero finalmente logran decir cosas positivas a todos los miembros de la familia.

Juan los felicita, dice que se siente muy orgulloso de su familia y pregunta quien quiere ser el jefe y la secretaria de la próxima reunión. Mario enseguida levantó su mano para ser el jefe. Pero nadie se postuló como secretario/a entonces Juan dijo que él sería el secretario.

Durante esa semana los niños tomaron muy en serio sus responsabilidades. Y en la casa se sentía un verdadero espíritu de colaboración. Adelaida tuvo que hacer un gran esfuerzo y no caer en la tentación de ver si estaban cumpliendo o no con sus deberes. Lo que más le gustó es que las toallas ya no amanecían en el suelo y que no había ropa regada por la casa. Pero ahora, que ya no tenía que andar detrás de ellos, se sentía un poco perdida, como con tiempo de sobra. Se obligó a hacer algunas de las cosas de las cuales ella siempre decía que nunca tenía tiempo para hacer, como sus ejercicios de yoga y ordenar el closet debajo de la escalera. Parecía que todos andaban más contentos, bueno, todos menos Marquito que parecía un poco preocupado.

En la segunda reunión Mario tomó las riendas, e imitando a su padre, llevó muy bien la reunión. Marquito dijo que ya no quería responsabilidades, que eran mucho trabajo. Revisaron entre todos las reponsabilidades de Marquito y se decidió que mantuviera 2 de las 4 responsabilidades y a medida que él creciera él asumiría más responsabilidades. En esa reunión hablaron de las vacaciones de Semana Santa que ya se aproximaban.

Ahora, después de implementar la Reunion Familiar, en el seno de la familia Barreto se siente menos estrés, más colaboración y como un orgullo de estar logrando cosas.

Notas sobre La Reunión o Junta Familiar

  • El propósito de la reunión familiar es educar a LA FAMILIA a convivir y ayudar a cada uno
         * a responsabilizarse
         * a contribuir
         * a planificar
         * a reglamentar
         * a aprender a liderizar.

  • Es también el momento en el cual se arreglan los conflictos y se proponen soluciones.

  • Es el instrumento que permite que los padres no funcionen siempre como policías o árbitros de los conflictos familiares.

  • La reunión familiar libera el tiempo que los padres invierten normalmente en la constante supervisión de la conducta de su hijos y permite que utilicen su tiempo con sus hijos de una manera más constructiva y placentera.

A continuación encontrarán la guía para llevar a cabo la reunión familiar

  • Se establece una hora en la semana, en la cual todos puedan estar presentes.

  • Esta hora es sagrada y hay que mantenerla.

  • Se sientan cómodamente en círculo, de manera que todos se puedan ver. Es importante que los padres estén al mismo nivel que los hijos

  • Se elije un nuevo jefe y un secretario para cada reunión.

  • La agenda de la reunión se coloca en un lugar visible y accesible (en una cartelera o en la puerta del refrigerador)

  • Ejemplos de tópicos para la reunión familiar
          a. Planificación de cosas gratas (salida familiar durante el fin de semana, vacaciones, paseos, viajes).
          b. Revisión de la rutina diaria y esclarecimiento de las responsabilidades de cada quien en la familia.
          c. Establecimiento de las consecuencias, cuando no se cumplan las responsabilidades de cada quien en la familia.
          d. Resolución de conflictos entre hermanos.

  • Se estima que la reunión familiar tendría que durar entre media hora o 45 minutos, para que los pequeños no se fastidien.

  • Para terminar la reunión se pide que cada miembro de la familia le diga a cada quien algo positivo, como por ejempo: "Te quiero y lo que me gusta de tí es _______". La reunión familiar siempre tiene que ser una oportunidad para recibir el cariño y la aprobación de los demás y sentir que cada uno es importante en su familia. Este cierre positivo, lleno de aprecio, es uno de los pilares de la reunión familiar. Es una ocasión para que los niños y nosotros nos sintamos tomados en cuenta y para que cada miembro sepa cuál lo que significa para los demás.

  • Recuerden que la reunión no debe limitarse a revisar solamente las responsabilidades o aspectos negativos que necesitan solución. Es conveniente que los padres introduzcan
    tópicos como, por ejemplo, paseos, visitas a parques de diversión, cines, cumpleaños, vacaciones, etc. de manera que la reunión familiar sea una ocasión para presentar cosas gratas, y promesas de futuras diversiones.

{Subir}

  

 

Principal | Artículos Básicos | Convivencia | Autoestima | Hábitos | Disciplina | Pregúntele a Roberta

La reunion o junta familiar educa a todos como convivir armónicamente, a responsabilizarse. Es una familia donde todos cooperan, donde existe una buena comunicación y respeto hacia los otros, donde aprenden a reglamentar, a planificar y a liderizar.

Copyright © 2005 Padresehijos.org | Developed by White Pine Design, Custom Website Designers.