Como Eliminar los Problemas de Comida en el Niño

© Roberta Maso-Fleischman, Ph.D.

Las madres que me escriben acerca de los problemas de comida de sus niños, me escriben cuando sus niños ya tienen 3 o 4 años, o sea que el mal hábito ya está bien establecido. De manera que erradicar este mal hábito cuesta y es desagradable tanto para el niño como para la madre.

El objetivo de este artículo es hacer que los niños coman lo que come la familia, claro está siempre y cuando la familia coma sanamente.

Ahora bien, el “mal comer” se erradica solo cuando se encara lo que es el PROBLEMA REAL y este es que a través del “mal comer” el niño o niña consigue la atención, buena o mala, de la madre. El niño o niña siente que su madre siempre anda muy atareada y tiene poco tiempo para él o ella y se da cuenta que a través de tener problemas con la comida la logra preocupar y ella le presta atención por lo menos durante la comida.

La atención que se le brinda a un hijo o hija cuando solo quiere cierto tipo de comida no es una atención de muy buena calidad. Es una atención llena de tensión. Por una parte la madre está muy preocupada porqué su hijo o hija no está recibiendo la nutrición debida pero por otra parte empieza a sospechar que está siendo manipulada y presionada por su hijo o hija.

La solución para que el niño o niña coma normalmente consta de 2 partes.

1) Primero se empieza por presentarle al niño o niña su plato con la misma comida que el resto de la familia y se le dice, de muy buena manera, que de ahora en adelante él o ella va a comer lo que comen todos en la familia. La actitud de los padres en este caso es de suma importancia, de manera que hay que actuar lo más normal posible. Si el niño o niña se pone a llorar los padres no lo/a regañan sino que de buena manera lo/a invitan a comer. Seguramente no comerá. Cuando es tiempo de levantarse de la mesa, se retira el plato del niño o niña, sin regaños, ni reproches. Entre una comida y otra se le puede dar algo saludable de tomar y/o un poco de fruta pero nada muy abundante, porqué se quiere que tenga hambre para la próxima comida. A la hora de la próxima comida se repite lo mismo.... se le presenta su plato con la comida que todos van a comer y se procede como si no pasara nada. Si no come se retira el plato y se espera a la próxima comida. Es posible que el niño o niña no coma durante un día o dos. No se preocupen. ¡No se va a morir de hambre!

2) Luego lo que la madre tiene que hacer en este proceso de reeducar al niño o niña en su alimentación es que, al mismo tiempo que le dice que de ahora en adelante va a comer lo que el resto de la familia come, la madre tiene que buscar algún tiempo durante el día para dedicarle a este hijo o hija. La atención que la madre le va a dar a su hijo o hija, fuera de las horas de comida, va a ser de buena calidad y no va a ser una atención llena de tensión y de preocupación como lo era antes. En este rato especial están los dos juntos disfrutando de un libro, un juego o un paseo.

Ahora, un consejo... para no caer en esto con los hijos que piensan tener en el futuro recuerden que, si en su casa se come sanamente, no hay porqué hacerle comida especial a los niños. Poco a poco ellos tienen que aprender a comer lo que se come en casa. Al principio se le dará la comida de todos los días, licuada, luego aplastada con un tenedor y, finalmente, en trocitos.

Si uno de sus hijos busca su atención a través de la comida al no querer comer ciertos alimentos, no caiga en la tentación de prepararle platos especiales, porqué es el cuento de nunca acabar. Lo que tiene que hacer es tomar unos minutos durante el día para jugar o estar con su hijo, de esta manera el niño o niña no utilizará la comida para recibir un trato especial de Ud.

Tampoco es necesario premiar al niño o niña con golosinas o algo dulce por empezar a comer normalmente. En algunas familias las madres logran que los hijos coman ciertos platos prometiéndoles dulces después. Por favor, no lo hagan, porqué eso no es ningún remedio. La recompensa del niño o niña es sentirse como uno más de la familia y saber que el o ella es importante para su madre y que siempre su madre tendrá un tiempito fuera de la hora de la comida para estar con el o ella.

{Subir}

  

 

Principal | Artículos Básicos | Convivencia | Autoestima | Hábitos | Disciplina | Pregúntele a Roberta

El secreto para lograr que los hijos se involucren en y colaboren con la familia es transmitirles que su aporte (el de los hijos) es necesario e importante para la familia; hay que hacerles saber que Uds. realmente dependen de su ayuda. Es importante volver a considerar a nuestros hijos y verlos bajo otra luz; o sea, como miembros valiosos e importantes de la familia. Sin embargo, esto será posible, únicamente, si nosotros creemos que son, en realidad, miembros valiosos e importantes.

Copyright © 2005 Padresehijos.org | Developed by White Pine Design, Custom Website Designers.